Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Trazan mundo bursátil argentino y venezolano

14/05/2018 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El problema es que, aunque las tasas más altas están bien para los Estados Unidos, siempre golpean duramente a los mercados emergentes

Aventis

 

Los países en desarrollo, por su caracterología son volátiles y, más ahora por el carácter que están tomando en un mundo para el desarrollo, lo que implica que los inversores, deben tomar en cuenta la tecnología y el valor en dólares que posee para evitar un colapso por las guerras comerciales. El mercado emergente se encuentra dominado por un punto histórico, donde la tecnología debe prevalecer para evitar un colapso de las acciones, en tal importante   red de comercialización.  

América Latina esta inestable en cuanto a la seguridad de su economía bursátil y, se ambienta a un control de precios por las recientes subidas del dólar. Los bancos centrales acaban de subir los precios en tazas de interés o por el cumplimento de sus operaciones internas. En otros lugares, el rublo ruso está tambaleándose de nuevo. En abril cayó un 10 por ciento frente al dólar en una sola semana, alcanzando su nivel más bajo en tres años, y volvió a estar bajo una fuerte presión de ventas esta misma semana. Los tipos de interés del mercado monetario rumano subieron la semana pasada, y los bancos centrales están bajo presión para subir los tipos de interés en Perú, Filipinas y México. En medio de todo, hubo señales claras de que los inversores se están poniendo nerviosos. Los fondos mundiales retiraron 1.300 millones de dólares de la deuda de los mercados emergentes la semana pasada, el índice bursátil cayó bruscamente y las divisas, que suelen ser el punto de partida de los problemas, cayeron de forma generalizada por quinta semana consecutiva.

Estados Unidos de Norteamérica, ha comenzado a endurecer la política monetaria internacional y se necesita reducir la burocracia y, parece que tiene intención de realizar varias subidas, antes de finalizar el año de 2018. La economía estadounidense está funcionando bien, con un crecimiento proyectado de 2, 3 puntos porcentuales este año

                                                                                                                                                                                                                                          El problema es que, aunque las tasas más altas están bien para los Estados Unidos, siempre golpean duramente a los mercados emergentes. Eso es lo que ocurrió en 1997, y es muy posible que este año veamos una repetición. A medida que se fortalece la moneda estadounidense y se drena la liquidez, son los países que más dependen de la financiación en dólares los que más sufren, y todos ellos se encuentran en el mundo en desarrollo.

A todos. Han desaparecido las ideologías

A continuación, las guerras comerciales golpearán a los mercados emergentes con más fuerza que nadie. Algunas de las reformas de Trump están ayudando a la economía estadounidense, pero su estúpida imposición de aranceles y cuotas va a perjudicar a todos los demás. Peor aún, tanto China como la Unión Europea parecen decididas a tomar represalias, lo que solo empeorará las cosas (una respuesta de adultos sería simplemente poner la otra mejilla hasta que Estados Unidos llegue a elegir un presidente más sensato). Si esto se intensifica, va a ser malo para todos los países del mundo. Pero afectará sobre todo a las economías en desarrollo. ¿Por qué? Porque normalmente dependen de las exportaciones para impulsar su crecimiento y, especialmente, de las exportaciones de bienes manufacturados a los EEUU, y ese es el sector que más probablemente se vea afectado por los aranceles. Al mismo tiempo, por lo general dependen de los ingresos en dólares para mantener su liquidez. Cualquier tipo de restricciones comerciales los golpeará dos veces, y eso es suficiente para sumirlos en una crisis.

Han sido unos años difíciles para los mercados emergentes y fronterizos. Con fuerzas de trabajo jóvenes y cada vez más educadas, pueden tener el mejor potencial de crecimiento a largo plazo, pero, con la excepción de 2017, cuando ganaron un 37 por ciento, se han perdido en el mercado alcista global. No parece que eso vaya a terminar pronto. Uno o dos problemas pueden no suponer mucha diferencia. Argentina no es crucial para el sistema financiero mundial, y tampoco lo es Turquía ni siquiera Rusia. Pero si empiezan a deshacerse una por una, podrían ser la mayor amenaza para los mercados mundiales durante el verano… y ya hay señales preocupantes de que eso es precisamente lo que está sucediendo.

Y lo cierto es que el presidente estadounidense ha cosechado innegables éxitos domésticos, principalmente de índole económica, con su llamada al «America First». Hay algo a tener en cuenta y es la difusión de los temas. El mundo ha cambiado mucho y ahora nos enteramos que un señor se cayó por las escaleras en Medellin, en Colombia; antes, nos enterábamos que se había caído nuestro vecino, pero no el de Australia. Esto cambia mucho las cosas y la percepción. A todos. Han desaparecido las ideologías. Se habla de derechas, de izquierdas... pero nadie dice soy liberal o socialdemócrata. Lo ideal en una sociedad es tener una derecha, un partido liberal y una socialdemocracia. Y luego habrá extremos marginales. En este momento, sin embargo, no es así. Todo el mundo quiere jugar a estar en el campo más amplio posible para captar más votos. De forma que la derecha tampoco se identifica con ninguna ideología concreta porque juega a la socialdemocracia. Yo me confieso liberal y lo digo públicamente, pero eso no me identifica con un partido político sino con una ideología.

. Se habla de derechas, de izquierdas... pero nadie dice soy liberal o socialdemócrata. Lo ideal en una sociedad es tener una derecha, un partido liberal y una socialdemocracia. Y luego habrá extremos marginales. En este momento, sin embargo, no es así. Todo el mundo quiere jugar a estar en el campo más amplio posible para captar más votos. De forma que la derecha tampoco se identifica con ninguna ideología concreta porque juega a la socialdemocracia. pero eso no me identifica con un partido político sino con una ideología.

Y lo cierto es que el presidente estadounidense ha cosechado innegables éxitos domésticos, principalmente de índole económica

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (622 noticias)
Visitas:
3172
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.