Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jose Arbulu escriba una noticia?

Utilización de una persona jurídica en beneficio de una persona natural

19/10/2010 16:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En este artículo analizamos el caso en que en la relación de negocios se advierte que una persona jurídica estaría siendo utilizada en beneficio de una persona natural, surgiendo la disyuntiva siguiente: ¿uso indebido o lavado de activos?

Planteamiento del problema: Se trata de una persona natural (PN) vinculada a una persona jurídica (PJ) que la utiliza para adquirir un bien en beneficio propio.

La PN (accionista) con poder de disposición sobre la PJ (gerente general), tiene un interés propio dentro de la organización empresarial, como percibir utilidades o remuneraciones (fin personal), completamente distinto al de la PJ cuya actividad se circunscribe al desarrollo de su objeto social (fin económico). Aún cuando la PN esté vinculada a la PJ, son entes absolutamente diferentes y titulares de sus propios intereses.

La adquisición de un bien por parte de la PN se ciñe a su interés particular y redunda en su propio beneficio, por tanto, los recursos utilizados para la adquisición de dicho bien deben originarse en su propia fuente generadora de ingresos. De igual forma, la adquisición que hace una PJ se circunscribe en el marco de su objeto social, es decir, para el cumplimiento de su finalidad económica, razón de ser (lícita) de su existencia.

Aquí conviene reflexionar sobre el origen del dinero utilizado en la adquisición del bien. Si el dinero fuese sucio, esto es, si procediese de una actividad ilícita, no habría dudas de que la PJ fuese una empresa de fachada con propósitos de lavado de activos, donde la PN sería el lavador de activos o cuando menos un testaferro. Sin embargo, en el caso planteado manejamos la hipótesis que el dinero destinado a la adquisición deriva de la actividad económica lícita de la PJ.

Por otro lado, introduzcamos en nuestro análisis el consentimiento o ausencia del mismo de los demás accionistas. Afirmamos entonces, si la adquisición del bien no tuvo el consentimiento expreso o tácito de los demás accionistas de la PJ, se habría producido un perjuicio para éstos y para la PJ, el único beneficiado habría sido la PN en detrimento de los intereses de las otras personas involucradas; pero si la adquisición se produjo con el conocimiento y anuencia de los demás accionistas, no habría perjuicio para éstos pero sí para la PJ, porque su fin económico no consiste en adquirir un bien para alguno de sus accionistas, la adquisición en cuestión no está comprendida dentro del objeto social de la PJ para el cual fue constituida.

Llegamos a una primera conclusión: no está bien que la PN adquiera bienes a su nombre y que se incorporan a su patrimonio, con recursos generados por la actividad lícita de la PJ.

Para que haya lavado de activos es requisito indispensable la ocurrencia de un delito previo, generador de las ganancias ilegales que serán materia de blanqueo. Este delito es el de fraude en la administración de personas jurídicas, tipificado en el art. 198º del Código Penal, cuyo texto es el siguiente:

“Será reprimido (…) el que ejerciendo funciones de administración o representación de una persona jurídica, realiza, en perjuicio de ella o de terceros, cualquiera de los siguientes actos:

8. Usar en provecho propio, o de otro, el patrimonio de la persona jurídica.”

En el caso planteado, no cabe duda que se incurre en el mencionado delito: el patrimonio de la PJ es utilizado para adquirir un bien en provecho de su accionista, quien a su vez es gerente general de la PJ. La PJ desembolsa dinero para comprar el bien como resultado del delito en cuestión. La ganancia ilegal es obtenida de un ilícito penal.

A fin de determinar si la adquisición del bien constituye delito de lavado de activos, revisemos brevemente la descripción legal (Ley penal contra el Lavado de Activos):

Art. 1º.- “El que convierte o transfiere dinero, bienes, efectos o ganancias cuyo origen ilícito conoce o puede presumir, y dificulta la identificación de su origen, su incautación o decomiso, será reprimido (…).”

El bien se adquiere con dinero proveniente del delito de fraude en la administración de personas jurídicas (delito fuente), hablamos entonces de dinero sucio que va a ingresar convertido en bien al patrimonio de la PN. El hecho que la PN justifique o no contablemente la salida del dinero queda fuera de los alcances de este documento.

En conclusión, la PN que utilice a una PJ respecto de la cual ejerce funciones de administración o representación para adquirir bienes que finalmente ingresan a su patrimonio no constituye un uso indebido de la PJ sino su utilización para el lavado de activos.


Sobre esta noticia

Autor:
Jose Arbulu (53 noticias)
Visitas:
1535
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.