Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Anaya escriba una noticia?

El verdadero secreto de tierra hueca

23
- +
24/06/2019 11:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Antes de que Colón descubriera América, la existencia de un nuevo mundo cruzando el Atlántico, en la forma de un continente occidental, se consideraba el sueño de un loco. Lo mismo ocurre, en nuestra época, con la existencia de un mundo nuevo, un mundo subterráneo

 

 

 

Izquierda: Mulu Caves en malasia. Derecha: Puerta al Inframundo, ilustración del artista plástico argentino, Fernando Gabriel Maidana, 2018

En el interior hueco de la tierra; una tierra tan desconocida para la humanidad actual como el continente americano para los europeos antes del descubrimiento de Colón. Por lo tanto, no hay ninguna razón para que no pueda también ser descubierto y que se establezca su existencia como un hecho”. Dr. Raymond Bernard – La Tierra Hueca

Tierra Hueca. Madre de Todas las Conspiraciones. Editado por Guante Blanco, España, 2018

En 2008 mientras me interesaba la noticia de Tierra Hueca. Madre de Todas las Conspiraciones, que una década más tarde vería la luz en edición española, decidí buscar la palabra de Marcelo Martorelli, es un hombre argentino que en 2007, estuvo a punto de protagonizar una expedición hacia los confines de la tierra interna, oculta, según se rumorea, en los accesos ue conducen al Polo Norte

Tierra Hueca. Madre de Todas las Conspiraciones. Editado por Guante Blanco, España, 2018

No obstante, la pasión de Marcelo Martorelli, a quién considero un profundo conocedor del tema, casi una autoridad a nivel mundial, hacen sus indagaciones sigan despertando mi curiosidad, llevando a no desechar del todo la llamada profecía verniana, acerca de la descripción de una planeta hueco, poblado por un sol interior, proclamada por muchos, aún por realizarse.

Conozcamos su historia

 

En 2004 se publicó El Llamado Planetario, con la firma de Marcelo Martorelli. En aquel texto revelador, se pasaba revista a hechos biográficos claves, marcando el posterior derrotero de Martorelli, quién desde temprana edad se sintió atraído por el mundo de lo oculto. Una experiencia relevante, protagonizada por Marcelo durante su estancia en Perú, se convirtió en un disparador de importancia, dentro de sus posteriores investigaciones subterráneas. El suceso que marcaría su futuro, tuvo lugar en Quenko, enigmáticas ruinas andinas, enclavadas en pleno corazón del Cuzco, donde Martorelli, junto a un acompañante, me relató haber localizado un túnel desconocido dentro de aquel complejo pétreo, describiéndolo, como «oscuro y pequeño»

Primer libro de Marcelo Martorelli. Narrando su aventura subterránea

Habíamos recorrido unos 30 metros, cuando empecé a percibir una extraña sensación de malestar. Le decía al Chaqueño que sentía el peso de la montaña en mi espalda, y que a veces, a medida que avanzaba, parecía como si la montaña se fuese a desmoronar encima de nosotros, y nos fuera a aplastar. Por momentos no me sentía nada bien, pero seguí insistiendo hacia delante hasta que logramos ver con nuestras linternas algo que bloqueaba el túnel, bien en el fondo. Nos habremos arrastrado unos cuantos metros, hasta que de pronto el túnel se hizo más grande aún, más alto, y más ancho, tanto, que pudimos ponernos de pie ambos dentro del mismo túnel

 

La sorpresa nos dejó atónitos, cuando por gracia infinita, porque no me cabe otro calificativo, enfoqué con la linterna hacia abajo, hacia el piso exactamente delante de mí, y descubrí que allí mismo, había un pozo, que daba a una caverna dentro de la montaña. Simplemente, si hubiera dado un paso más, hubiera caído en él, y no creo que hubiera quedado vivo,

pues la caída era de unos 7 u 8 metros de profundidad. Sorprendidos y asustados, iluminamos con la linterna dentro del pozo, y vimos que hacia la derecha continuaba otro túnel, que se dirigía más adentro de la montaña

pero en forma descendente. Sin lugar a dudas, si hubiéramos tenido equipos para poder bajar lo habríamos hecho. Pero eso no fue todo. El pozo estaba ubicado exactamente sobre el túnel, obstaculizando el avance más allá de él, pero cuando enfoqué con la linterna exactamente enfrente de nosotros

al otro lado del pozo, lo que allí había me electrizó. Encontramos un sillón construido en piedra, con sus apoyabrazos claramente definidos, justo frente a nosotros del otro lado del pozo; lo saltamos, y nos sentamos en él, de uno en uno

Aquel suceso marcó su bautismo subterráneo, lanzándolo a la búsqueda de lo insólito, y tabú, probar la existencia de una civilización interna, habitando los socavones profundos de nuestro planeta. El Extraño Manuscrito de Olaf Jansen En 1908 tiene lugar la publicación de The Smoky God or a Voyage Journey to the Inner Earth (El Dios humeante. O un viaje al interior de la Tierra), escrito por el autor norteamericano Willis George Emerson

 

Libro que inspiró, la expedición de Marcelo Martorelli y Steve Currey

En aquel manuscrito, se contaban las peripecias de Olaf Jansen y su padre, perdidos en las inmensidades del Ártico. Al parecer, en una salida de pesca, ambos extraviaron el rumbo penetrando sin saberlo, en una abertura desconocida del Polo Norte

Luego de navegar en una corriente de agua cálida, arribaron allí a un puerto llamado Jehu, en el cual Olaf Jansen y su padre residieron por más de dos años. Jehu estaría habitada por gigantes de casi cuatro metros, seres bondadosos y avanzados

que hablaban un extraño idioma similar al sánscrito. Después de un tiempo, fueron conducidos a presencia del Rey del Mundo, residente en el Edén, cuya capital es Shambalah

Los pescadores comentan también, de la existencia de un sol interno y humeante, y de un mundo interior compuesto por tres cuartas partes de tierra, y una cuarta de agua

como si fuera de esta forma el negativo de nuestra superficie terrestre. Esta civilización estaría muy desarrollada, contando con tecnología desconocida para nosotros”

Este trabajo citado, fue de gran inspiración en los preparativos de «Expedición más allá del Polo Norte, al interior de la Tierra Interna», y que incluso llevo a Marcelo Martorelli a obtener un mapa del itinerario marcado por el mismísimo Olaf Jansen, obtenido gracias a una fuente privada

 

Steve Currey: Mormonismo y Tierra Hueca

En 2003 Marcelo Martorelli decide ir tras el sueño, teniendo como meta descubrir el paradero, de una misteriosa civilización oculta en el centro de la tierra. Es una aventura arriesgada, y aunque consciente de sus obstáculos, Martorelli no duda, alentando además por una sincrónica expedición que desde Estados Unidos, promulga la misma idea, la de descender a las profundidades del planeta. Aquella propaganda tiene a un tal Steve Currey, reputado explorador norteamericano, como máximo difusor.

Tierra hueca

 

Propaganda, anunciando el viaje polar, hacia tierra hueca. Cortesía Marcelo Martorelli.

Además de sus credenciales como explorador de renombre, Steve Currey era un ferviente seguidor de la fe mormona. Y aquí curiosamente encontramos un dato bibliográfico, aportado por esta escritora. Se trata de una novela escrita en 1896, Beyond the Verge : home of ten lost tribes of Israel, obra de Chipman De Witt, consagrado como un reputado autor de ciencia ficción.

Uno de los libros más antiguos, sobre el universo de la tierra hueca, y las tribus perdidas de Israel

Allí se narra, como «Las Diez Tribus Perdidas de Israel viajan a través de la América prehistórica, en su camino hacia la apertura del polo norte y del paraíso, que se encuentra en el interior de la Tierra»...

En el caso de Steve Currey sin embargo, otro libro emblemático dentro del universo tierra hueca, se posicionó como clave en su vida, según declarara más tarde a Marcelo Martorelli

Aquí Steve Currey sosteniendo en su mano, clásico de Raymond Bernand, La Tierra Hueca, libro que lo inspirara en su posterior búsqueda intraterrena. Cortesía: ourfamilyofthestars

La Extraña Muerte de Steve Currey

En 2006 transcurridos tres años desde el anuncio de la expedición, tuvo lugar un anuncio desgarrador. Comunicamos a todos nuestros amigos que nos acompañan, y nos siguen de cerca en este desafiante proceso de evolución

y transformación en nuestras vidas, que nos encontramos profundamente apenados, y sumamente conmocionados ante la sorprendente noticia del repentino fallecimiento, el día 26 de Julio de 2006 en Provo, Utah, USA, del organizador de nuestra desafiante expedición

el famoso expedicionario de Territorios Vírgenes, el Sr. Steve Currey, ya que fueron hallados en su cerebro seis tumores malignos irreversibles. Su familia nos ha comunicado que lamentablemente, la expedición será cancelada

y que les será devuelto el dinero a todos los participantes. Marcelo Martorelli

Anuncio oficial de la Expedición oficializada para 2007, que debió ser cancelada por la inesperada muerte de Steve Currey. Cortesía Marcelo Martorelli.

Nuestra Tierra es Hueca

 

Libro «Nuestra Tierra es Hueca» de Rodney M. Cluff

Luego de lo ocurrido con Steve Currey, se decidió devolver el dinero a los participantes, y dándose por finalizada la operación. No obstante uno de los colaboradores de Currey, quién desde sus inicios lo había acompañado, Rodney M. Cluff, un mormón norteamericano, y autor de World Top Secret. Our Earth IS Hollow!, decidió continuar con el proyecto substituyendo al fallecido Steve Currey, por el Doctor Brooks Agnew, especializado en el tema, quién se ofreció a liderar la nueva expedición

 En el retrato oficial para la Royal Society realizado en 1736 por el pintor sueco Michael Dahl podemos ver a Halley sosteniendo un modelo de su Tierra hueca. Crédito: © The Royal Society

Desde 2006 hasta 2013 se sucedieron varios anuncios tratando de reflotar el viaje, aunque nunca se logró el objetivo, alegándose problemas económicos

Hay literatura al respecto a raudales. Desde Julio Verne y su Viaje al centro de la Tierra de 1864 y otros clásicos, hasta el último hipster de la vida que le ha dado por esto de la Tierra hueca. Todos coinciden en que nuestro planeta es una esfera tipo huevo Kinder, porque es hueca y dentro hay una sorpresa: otro mundo con otro sol y un continente grande que alberga otras vidasEn 1692 Halley planteó la idea de que la Tierra era en realidad una cáscara hueca de unos 800 km de espesor. El interior estaría formado por otras dos cáscaras concéntricas (del diámetro de Venus y Marte) y un núcleo interno (del diámetro de Mercurio). Las cáscaras estarían separadas entre sí por atmósferas gaseosas y rotarían a distinta velocidad. La idea tenía su fundamento en un valor erróneo de la densidad lunar calculado por Newton, lo que obligaba a que la Tierra fuera menos pesada de lo que es en realidad. La teoría de la Tierra hueca permitía dar respuesta también al origen de las auroras. Halley vio una intensa aurora boreal en Londres en 1716. Además de su propio testimonio, recopiló impresiones de otros testigos de distintos lugares y trazó las formas de los arcos aurorales. Halley especuló con que este fenómeno luminoso no eran sino emanaciones de gases procedentes de las atmósferas de las capas interiores de la Tierra.

Halley había dedicado mucho tiempo al estudio del magnetismo terrestre tras haber recorrido buena parte del globo en barco haciendo mediciones de la variación de la aguja de la brújula. Debido a la falta de datos globales, en 1683 llegó a la conclusión de que en la Tierra había cuatro polos magnéticos. La idea de una Tierra hueca también permitía ofrecer una explicación a este hecho, pues cada cáscara disponía de su propio campo magnético y sus efectos eran apreciables en las capas superiores.Además de la necesidad astronómica derivada de los cálculos erróneos de Newton había otras razones que hacían plausible que la Tierra fuera hueca. Por una parte, para un pensador del siglo XVIII era necesario conciliar los datos geográficos y geológicos con las narraciones bíblicas de la Creación y del Diluvio. En este sentido destaca la obra del jesuita Athanasius Kircher Mundus subterraneus publicada en la época

 

Grabado del interior de la Tierra en Mundus subterraneus de Kircher. Crédito: Wikimedia Commons

Para Halley era una prueba adicional de la omnipotencia del Creador que las esferas interiores estuvieran habitadas por seres vivos. La Tierra hueca se entendía mejor en una cosmovisión en la que los terremotos y los volcanes, las cavernas, las simas, los manantiales o la existencia de fósiles no tenían una explicación sencilla. Estas ideas de Halley dieron pie a numerosas teorías disparatadas.

Si quereis ver toda la verdad en 2 libros de 2 tomos en pdf os dejo este enlace de descarga que he subido yo mismo a mi sitio de mediafire de estos 2 libros saque parte de esta informacion que a comparacion con los dos libros esta informacion es pequeña aqui abajo el enlace

http://www.mediafire.com/file/scpi1kmpe1qdkhq/todalaverdad.zip

si quieres ganar 10000 coins al momento entra con mi invitacion a este link y registrate con facebook

https://playfulbet.com/?invited_by=6728156

El verdadero secreto

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Anaya (51 noticias)
Visitas:
68
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.